El tratamiento cognitivo conductual una terapia eficaz según la literatura científica. Según un estudio reciente realizado por J.A. Moriana, M. Gálvez-Lara y J. Corpasa, la terapia cognitivo conductual ha mostrado  unos niveles de evidencia mucho más altos que otras orientaciones terapéuticas.

El estudio se realizó analizando los datos obtenidos por varias organizaciones de gran relevancia en el mundo de la psicología como American Psychological Association o Australian Psychological Society entre otras confirmando que la terapia cognitivo conductual es efectiva con trastornos como ansiedad generalizada, bulimia nerviosa, fobias específicas, trastorno obsesivo compulsivo, TDHA en adultos y esquizofrenia.

La terapia cognitivo conductual una terapia eficaz en la que se trabaja partiendo de tres conceptos:

EMOCIÓN

PENSAMIENTO

CONDUCTA

Es muy complicado cambiar la emoción directamente, pero está demostrado que estos tres conceptos están inter-relacionados, por tanto cualquier cambio que se produzca en uno de ellos, afectará a los demás.

Se trata de detectar cuales son los pensamientos y conductas erróneas para “aprender” a modificarlas para conseguir el bienestar

Esto quiere decir, que si mi emoción es destructiva, mi pensamiento y mi conducta será destructiva. Si mi pensamiento es destructivo, mi conducta y mi emoción será destructiva. Y si mi conducta es destructiva, mi pensamiento y mi emoción serán destructivas.

Al ser complicado modificar la emoción directamente, la terapia cognitiva conductual una terapia eficaz porque se basa en trabajar sobre el pensamiento y la conducta para provocar un cambio en la emoción. De esta forma, los resultados suelen ser más visibles y por tanto se produce un efecto motivador frente a la terapia.

Otra de las ventajas de esta terapia es la existencia de pautas,

es decir, el psicólogo trabaja marcando tareas al cliente, de tal forma que se van produciendo una serie de cambios al realizar esas pautas, consiguiendo de esta forma que el cliente aprenda una forma de pensar y de comportarse mucho más constructiva, de la que tenía antes, que le genere bienestar y le provoque nuevas formas de enfrentarse a la vida.

La idea principal que mantenemos a la hora de trabajar desde la terapia cognitiva conductual, es además de modificar los pensamientos y conductas que provocan malestar, dotar al cliente de estrategias suficientes para mantener un nivel de bienestar adecuado, de tal forma que ante cualquier dificultad pueda manejarse echando mano de todas aquellas estrategias que se han trabajado con el psicólogo.

En este video explican algunas de las bases y autores que desarrollan este tipo de terapia de forma más visual.

 

https://youtu.be/CYuKeCmRDZU