Autoestima. Muchas personas se ven abrumadas por los demás y por su entorno. No se sienten queridos, y pasan por la vida con la sensación de no ser vistos.Pero, la pregunta que debería proponerse es, si ellos mismos dan valor a lo que son. Si creemos que no valemos, iremos por el mundo con miedos, con la cabeza baja y pasando desapercibidos por el mundo. Incluso el cariño de los demás pasará inadvertido.

La autoestima, como la palabra indica, auto-estima, es la capacidad que tiene uno mismo para valorarse.

La autoestima es uno de los factores más importantes en el desarrollo humano, ya que en aquellos casos en los que haya un defecto de autoestima puede llevar a problemas mayores como depresión, ansiedad, y otros efectos negativos provocados por situaciones de estrés.

Es importante cuidarla,

ya que tener una buena autoestima, repercutirá enormemente en el desarrollo de la persona y en los objetivos que se proponga.

Es muy importante los acontecimientos que ocurren en el exterior. Todo lo que ocurre en el contexto inmediato de la persona, influirá enormemente en el concepto de si misma. Pero más importante aún es enseñar desde muy pequeños a interpretar aquello que sucede, de forma constructiva. Es decir, si una persona suspende un examen, y tiene varias alternativas de pensamiento. Por un lado, puede interpretar que jamás lo aprobará porque no tiene capacidad para ello, y que va a suspender haga lo que haga, en dónde la autoestima se verá afectada muy negativamente. Otra alternativa, sería pensar que este examen no lo ha estudiado lo suficiente, y para la próxima vez lo hará mejor. En este caso la autoestima no se verá afectada de la misma forma.

Es importante aprender a valorar lo que hacemos, lo que somos.

A veces pasamos inadvertidas cualidades magníficas propias, poniendo el foco en pequeños defectos insignificantes que nos retraen para enfrentarnos al mundo.

Hay que poner el foco de atención en las cualidades que se han ido olvidando con el tiempo  y dejar de centrarnos en pequeños detalles que no nos agradan o intentar mejorarlos, y en caso de no poder hacerlo, asumirlo y valorarlo como parte de nosotros.

Todos tenemos cualidades, pero nos da vergüenza hacerlas públicas. Comienzar a valorar todo lo que es uno, es esencial para una buena autoestima.

 

 

Suscribirte a nuestro blog